jueves, 14 de noviembre de 2019

Monoceros (Unicornio)

Esta constelación será muy citada en una semana, si los pronósticos de P. Jenniskens y E. Lyytinen sobre una -posible breve pero intensa lluvia de meteoros-Alfa Monocerotidas ocurre la noche del 21 al 22 de noviembre, cerca de la 4 a.m.
Para que comience a identificar la constelación Monoceros, le paso algunos datos que he recopilado y unos cuantos vínculos.


Una buena manera de encontrar la constelación Unicornio puede ser identificar la brillante estrella Betelgeuse (α Orionis), luego la más brillante Sirius (α Canis Majoris) y Procyon (α Canis Minoris). Entonces lo que queda dentro de ese triángulo equilátero (el Triángulo del invierno) es lo que busca; la parte principal de Monoceros.

Yo generalmente le paso por encima a esta constelación, porque para mis binoculares no tiene objetos importantes, quizás sólo el cúmulo abierto M 50, si tengo suerte y el cielo está negro y despejado.
Pero estoy seguro de que los amigos astrofotógrafos de ACODEA habrán observado y tendrán fotos del M50 y otros objetos, por ejemplo:

Pero para la quizás extraordinaria tormenta, puede que le interese localizar su radiante, cerca de la estrella Alfa Monocerotis.
Anoche la localicé de la siguiente manera que me pareció simple:
“Continúe la recta del Cinturón de Orión más al Este de Alnitak (Zeta Orionis) y encuentre dos estrellas de Monoceros casi de igual magnitud (3,99; 3,76), Gamma Monocerotis
y Beta Monocerotis, separadas entre sí tres grados. Extienda seis veces la distancia entre ellas y llega a Alfa Monocerotis (m= 3,94).”


Pero si de momento solo le interesan los meteoros de la noche del 21 al 22 de noviembre, entonces lo más interesante sería observar y apuntar la cámara a constelaciones vecinas, para que los trazos de los meteoros sean más largos, por ejemplo: Can Mayor, Can Menor, Gemini, Hydra, Lepus, Orión, Pupis, Leo, Cáncer, Taurus, Aquila.
O usar la receta más simple que tenemos para meteoros:
“Deje las luces molestas a su espalda y observe en la región despejada que más le agrade, supuestamente los meteoros pueden presentarse en todo el cielo.”


Alfa Monocerotis culminará (cruzará su meridiano al Sur) a las 3:15 de la mañana, con una altitud de 70° y con la Luna un poco lejos por el Este, en Virgo.
La geometría celeste parece perfecta, solo falta que el pronóstico sea bueno.
De todas maneras, no dude que aprenderá más sobre esta región del cielo y será entretenido, -quien quita un quite-.
Desde luego, nunca olvide que el tiempo atmosférico es determinante.
 


jueves, 7 de noviembre de 2019

¿Cuánto tarda la luz solar que se refleja en la Luna para llegarnos a nosotros?

Hace una semana el compañero de ACODEA Daniel Navarro, envió unas fotos de la Luna en la que nos mostró, usando una técnica de doble exposición, como resaltar los cráteres lunares que quedan en claro-oscuro, de la región que no recibe directamente la luz del Sol. 
Entonces se me ocurrió escribir esto para entretenerme un rato:

Mosaico lunar, fotografías tomadas con iPhone 6 y telescopio Celestron 130 SLT 

Cámara Canon T6 y telescopio Meade Lx90, 8” con reductor focal 0,63x

¿Cuánto tarda la luz solar que se refleja en la Luna
para llegarnos a nosotros?

Es una especie de acertijo.
Sin pensarlo mucho escoja una de las siguientes respuestas: 
a) 1,16 s.  b) 488 s.     c) 501 s.     d) Ninguna de las anteriores.

Luego piénselo un poquito y si quiere modifique su respuesta.
¡Si escogió ninguno, entonces calcule su valor!

Bueno, quizás no hice bien la pregunta. Pero siga leyendo por si puedo aclararle mi intensión.

Para que sea simple, vamos a suponer distancias promedio redondeadas (centro a centro) aunque, desde luego, el observador no está en el centro de la Tierra. La reflexión en la Luna ocurre en su superficie, pero tampoco tomaré en cuenta eso, por lo pequeño del radio comparado con las otras distancias.

Distancia Tierra-Sol = 150 millones de kilómetros.
Distancia Luna-Tierra = 384 000 kilómetros
Radio de la Tierra = 6378 kilómetros.
Radio de la Luna = 1738 kilómetros.
Velocidad de la luz  c = 300 000 kilómetros/ segundo.

Sabemos, desde luego, que las distancias varían (perihelios, afelios, perigeos y apogeos).

Si le parece haga primero un breve diagrama de la posición Sol-Tierra-Luna en cada una de las situaciones descritas.


  • Luna Nueva: Bueno la fase de luna nueva no se observa, pues el lado cercano del satélite no está iluminado.



· Pequeño cachito (¡brillante!) creciente o menguante cerca del horizonte:
[DSol-Tierra + 2(DLuna-Tierra – RLuna – RTierra)] /c =
[150 x103 km + 2 (384 x103 km – 1738 km – 6378 km)] / 300 000 km/s = 502 s = 8,4 minutos.

 ¿Tardará lo mismo la
luz cenicienta (“earthshine”) que refleja la zona de luna no directamente iluminada por el Sol?




·         Cuarto creciente (o menguante) culminando (cruzando el meridiano del observador):
zona brillante (aproximado)
:
    [DSol-Luna +(DLuna-Tierra -RLuna – RTierra)]/c
[150 x106 km + (384 x103 km – 1738 km -6378 km] / 300 000 km/s =
501 s = 8,4 minutos.


  • Luz cenicienta:

     [DSol-Tierra + (DTierra-Luna - RLuna) +(DLuna-Tierra - RLuna – RTierra)]/c
[150 x106 km + (384 x103 km – 1738 km) + (384 x103 km – 1738 km -6378 km] / 300 000 km/s =
502 s = 8,4 minutos.
 Cámara Canon T6 y telescopio Meade Lx90, 8”.



·         Luna llena culminando y cenital (casi un eclipse total de Luna):
[(DSol-Tierra -RSol) +(DTierra-Luna -RLuna) + (DLuna-Tierra – RLuna – RTierra)]/ c =
[(150 x106 km – 4,379 x106 km) + (384 x103 km – 1738 km) + (384 x103 km – 1738 km - 6378 km)]/ 3 x108 km/s = 488 s = 8,1 minutos.

¿Cómo será la situación en un eclipse total de Sol bien centrado?

Por último; en una situación de una luna en un perigeo bien cercano (7/04/2020), culminando y cenital.
La distancia entre la superficie de la Luna y usted creo que sería aproximadamente:

[356908 km – 1738 km – 6378 km] /300 000 km/s = 1,16 segundos luz.

¿Habrá algún otro valor?

lunes, 4 de noviembre de 2019

Noviembre 2019. Recursos astronómicos en la WEB

No es necesario visitar muchos sitios,
quizás con dos o tres buenos y que le agraden.
  • IMCCE. La Letre D’ínformation:
    https://www.imcce.fr/lettre-information/archives/162.

    Para el Tiempo Legal de Francia (UTC + 1 hora), es decir 7 horas adelante de la hora oficial de Costa Rica.
    Una vez que haya hecho la conversión a su hora local, debe verificar si el objeto de interés está por encima de su horizonte (Stellarium o Cartes du Ciel).

    - Tránsito de Mercurio.

    - El cielo del mes. Fenómenos astronómicos.
    - Visibilidad de la Luna y de los planetas.
    - Cartas del Cielo: Norte, Sur, eclíptica.
    - Seguimiento de objetos del sistema solar detectados por Gaia.
    - Una nueva restricción a la masa del "gravitón".
    Si tiene alguna duda sobre esta imagen >>> ¡comentarios!

sábado, 2 de noviembre de 2019

jueves, 31 de octubre de 2019

Go-karts en las Fosas del Panteón

Cuento corto, por José Alberto Villalobos.[1]


El planeta Mercurio es el sitio preferido en el Sistema Solar, para practicar deportes extremos extraterrestres, como las carreras de “go-karts” a campo traviesa. Imagine un escenario similar al de las películas “Mad Max”, pero en un ambiente muchísimo más rudo y, desde luego, sin violencia. 
https://apod.nasa.gov/apod/ap170723.html


Estos vehículos son karts modificados para soportar el ambiente hostil de la “Planicie Caloris”, latitud 31° N y longitud 163° E, de mil quinientos kilómetros de diámetro. Es el mayor cráter de impacto en dicho planeta y uno de los más antiguos, nada menos que  3800 millones de años.
Todos los karts son monoplazas y es requisito que los pilotos sean de género femenino, menores de cien “
Sihtu” y, desde luego, nativas de la Tierra.


Sihtu, que significa Mercurio en babilónico, es el nombre que usaré para referirme a la duración del día en ese planeta, unos 176 días terrestres, que curiosamente equivale a dos de sus años, que llamaré “Udu”, que tienen una duración de 88 días terrestres.

Mercury orbit Resonace.
Hoy en Mercurio solo hay tres habitantes. Las tres corredoras estamos solas, hospedadas en un hotel extraterrestre de seis estrellas, que puede satisfacer todas nuestras necesidades, solo que es totalmente de autoservicio; cada una de nosotras, si puede, debe hacer lo que necesita, porque aquí sólo encontraremos alimentos, provisiones, todo tipo de herramientas y equipo. Incluye un robot habil y muy inteligente para cada una, pero ningún otro humano.

Eso sí, estamos vigiladas y grabadas desde cualquier posición y a toda hora, por cámaras que mantienen transmisión constante, vía “
streaming”, principalmente por Netflix, a muchas ciudades de la Tierra, especialmente a todos los sitios de apuestas. Así que, tanto yo como las otras dos corredoras puede saber dónde está y lo que hacen las demás.

La fecha y hora terrestre de este momento es 10 de noviembre de 2026 y la hora 01:08 Tiempo Universal Coordinado, pero lo importante es que aquí, dentro de unas horas más  Mercurio legará a uno de sus perihelios en el que la Planicie Caloris va a estar justamente a mediodía, esto es, con el Sol cruzando el meridiano principal (cero grados), lo cual ocurre solo cada dos Udu.

Rotación de Mercurio (animada): http://cseligman.com/text/planets/mercuryrot.htm
Si usted estuviese en Mercurio vería el Sol moverse lentamente, en promedio dos grados cada veinticuatro horas, muchísimo más lento que la Luna cuando la vemos desde la Tierra, que recorre trece grados por día.


Pero debido a la carrera y como les dije antes, ahora los únicos seres vivos en Mercurio somos tres pilotos de go-karts, provenientes de la Tierra. 
Supongo que todas recordamos haber visto salir el Sol por el Este, hace unos cuarenta y cuatro días. Habíamos llegado de noche al Cráter Apolodoro, en el centro de la “Fosa del Panteón” y desde allí, en pocas horas iniciaremos la más extrema carrera de go-karts, en la que he participado.

Las Fosas son una región de cañones, algunos de más de ochenta kilómetros de largo y dos kilómetros de profundidad, situadas un poco al norte del ecuador de Mercurio, sus coordenadas promedio son 30,5° norte y 197,0° oeste. Cuando fueron observadas por primera vez se les llamó “La Araña", debido a su forma. Ligeramente a un lado del centro de Las Fosas está el Cráter Apolodoro, más reciente que los cañones de aquellas. Se le dio ese nombre en honor a Apolodoro de Damasco, el posible arquitecto e ingeniero del Panteón en Roma. Desde ahí saldrá la carrera y allí deberá regresar quien la gane.

Hoy, desde el cráter Apolodoro, las tres esperaremos hasta ver al Sol cruzar el meridiano hacia el Oeste. Justo en ese momento, el sistema de GPS de los organizadores autorizará la salida del primer vehículo, e iniciará entonces la medición del tiempo para esta piloto, que espero no ser yo. El cronómetro particular de un corredor se detiene cada vez que entremos al refugio de un cráter y vuelve a iniciar cuando salimos a continuar la carrera.

Unas noventa y seis horas después ocurrirá algo que solo sucede en Mercurio; el Sol se detendrá y comenzará un movimiento retrógrado, hacia el Este, y cruzará de nuevo del meridiano para el otro lado, dentro de otras 90 horas, como si lo estuviesen halando de la espalda.
Este curioso comportamiento del Sol se debe a un interesante efecto combinado de las velocidades de revolución y de rotación del planeta, que solo ocurre poco antes del perihelio y en ciertas latitudes. En ese momento del segundo cruce meridiano, se autorizará la partida del segundo go-kart. Esto lo aprendí en un curso de fundamentos de Astronomía, que tomé una vez durante mi paso de cometa por la universidad de Costa Rica.


En otras ochenta y dos horas más el Sol se detendrá por segunda vez y reanudará su movimiento hacia el Oeste, culminará de nuevo (¡la tercera vez!) y la tercera y última piloto tomará la salida, y esta vez sí, espero ser yo.

Finalmente, el lento Sol seguirá su marcha hacia el occidente, en un perezoso atardecer mercuriano y llegará al ocaso 88 días después del amanecer. No lo hemos comentado entre nosotras, pero cae por su propio peso, que durante estas horas crepusculares en Mercurio, va a ocurrir varias de la etapas culminantes de la carrera, porque la temperatura habrá descendido y porque estaremos rodeados de un claro-oscuro peligroso, durante el cual debemos correr antes de que llegue la oscura y gélida noche.


Sin duda alguna, para nosotras tres, todo este tiempo ha sido una larga y calurosa “mañana 
mercuriana”, a pesar de haber permanecido muchos días dentro de las comodidades del “Hotel Hermes”, estudiando la geografía de Caloris, ejercitándonos, alimentándonos, planeando la estrategia de la carrera, durmiendo y levantándonos cada 12 horas, para tratar de mantener el ritmo circadiano al que estábamos acostumbradas en la Tierra. 
Pero sobre todo, urdiendo alguna estrategia de tinte femenino, para ganarle a las otras dos.


Los cañones de la Fosa del Panteón van disminuyendo en profundidad y aumentando en ancho, a medida que se alejan del centro, hasta que terminan al nivel promedio de la Planicie Caloris. Imagine que está viendo el Delta del Río Okavango, en Botswana, sólo que totalmente seco, como nunca lo ha visto ningún ser humano. 
Por esta fecha y hora, las fosas prácticamente no proyectan ninguna sombra sobre el fondo, por donde pasará la carrera.


El primer reto que debemos vencer las tres corredoras es llegar en buenas condiciones a un refugio, de los que hay en cada uno de los cinco cráteres obligatorios de la carrera, al final de cada una de las fallas radiales, las llamadas Fosas del Panteón, o a los cuatro cráteres más grandes (AtgetMunchSander y Poe), que son opcionales y que tienen dos banderines, para el que llegue primero,  como prueba de visita. También estos tienen un mejor hotel, todo esto en la Planicie Caloris.

La carrera no tiene una pista o trayectoria definida que deba seguirse, se puede rodear las fosas siguiendo una curva irregular, en cualquier dirección, viajar por los cañones, combinar modalidades..., lo que quieran, todo menos volar.
Simplemente gana el kart que realice las cinco visitas obligatorias en menor tiempo y recoja el mayor número de banderines, para optar a un descuento. Hay tres banderines colocados en cada unos de los borde de los cinco cráteres menores, con nuestras iniciales: C, M y S y los números respectivos, Se rebajará treinta minutos al tiempo de carrera del corredor, por cada banderín correctamente recogido. En los cráteres de la carrera hay reservas de combustible y alimentos previamente colocados por los organizadores.



Recordemos que Mercurio está, en promedio a 0,387 unidades astronómicas del Sol, mientras que la Tierra está a 1,0 ua, pero en perihelio la distancia Mercurio-Sol disminuye a 0,307 ua, provocando una irradiación solar diez veces mayor que en la Tierra. Además no hay atmósfera.´


Cada dos perihelios, como ahora, la calcinada 
Planicie Caloris, puede alcanzar una temperatura de trescientos grados Celsius, a mediodía. Así que el viaje al refugio escogido debe ser una combinación altamente eficiente de distancia-tiempo, para que traje-astronauta-vehículo-energía-equipo, permitan llegar con vida, recoger el banderín, descansar, reponerse y continuar, cuando la estrategia y el plan de carrera de cada una de nosotras lo aconseje. Como les dije antes, se supone que las otras etapas serán al final de la tarde y quizás aún de noche.

Carmiña
Son las 12:00 hora solar en la Planicie Caloris.
Sale el primer go-kart, el KGV-43123, su piloto, Carmiña Butanhna; da la vuelta de rigor dentro del cráter y sale por la fosa cinco.
Cinco horas después, luego de un recorrido de ciento sesenta y cinco kilómetros, sin no pocos problemas, recoge el banderín C-5 y se dirige a toda velocidad al albergue establecido en el “
Cráter Atget”, que Carmiña considera está mejor equipado que el número cinco y la recompensará adicionalmente con dos banderines.

¿Pero cómo logró Carmiña ser la primera?
En realidad fue un golpe de mala suerte, un desconocimiento de la letra fina de las reglas, o quizás la acción infalible de la justicia, que está vez llegó tajante y muy rápida.
Resulta que los organizadores habían dispuesto un ordenamiento, que se disputaría por medio del juego de cartas “Piedra-papel-tijera-lagartija-Spock” (
http://fisica1011tutor.blogspot.com/2013/03/rock-paper-scisors-lizard-spock.html), esto de acuerdo al puntaje alcanzado en tres “sacadas” simultáneas de los pilotos.
Carmiña hizo un poco de trampa para lograr el mayor puntaje, el cual obtuvo. Convenció a las otras dos pilotos, que realizaran previamente el reto de brindar de manera seguida, con cinco 
caballitos de tequila cada una, en los cuales ella, muy solapadamente, solo bebió agua.
Eufórica celebró su mayor puntaje y sin dilación pidió salir en el tercer puesto, el que teóricamente tendría la menor irradiación solar, por ocurrir más tarde en el día.
Pero inmediatamente yo, “Sandra Hierro” que había obtenido el menor puntaje, invoqué el reglamento.
Dije: -lo que se jugó no fue el orden para escoger, sino el orden de partida propiamente dicho-.
Los organizadores lo sabían, y así Carmiña tuvo que resignarse; saldrá de primera. “
Masha Alba” con el MLV-63843 de segunda y me tocará a mí con el go-kart CRV-15260 de última o tercera.

Carmiña
 no llegó muy lejos en distancia, pero posiblemente hizo un buen tiempo…


La fosa número cinco parece muy atractiva, con el cráter de la carrera  a poco menos de ciento cincuenta kilómetros, sin embargo, la superficie del cañón no es muy conocida, y quizás algo traicionera. Este cañón es de los menos profundos, solo unas decenas de metros, de tal manera que el suelo del fondo, está totalmente expuesto a los abrazadores rayos solares que tuestan la superficie de Mercurio a esta “hora de su lento día”.


El go-kart de Carmiña, en la mayoría de sus partes móviles está hecho de Carburo de Wolframio, una sustancia muy resistente, más rígida y densa que el acero, y de alto punto de fusión (2785 °C).
Tiene dos ejes, cada uno con dos pares de ruedas, las traseras son de 1,5 metros de diámetro y las delanteras de 75 centímetros. Está impulsado por una turbina de jet adaptada entre las ruedas traseras. Es de doble tracción, pero el empuje básico lo proveen las ruedas traseras. Las delanteras permiten la conducción de vehículo con flexibilidad y control.


La vuelta que hizo alrededor del cráter Apolodoro luego se reportó como la más veloz de las tres, pero una vez en el cañón número cinco iniciaron las dificultades. 
https://apod.nasa.gov/apod/ap130301.html
Los primeros veinticinco kilómetros son de arena firme como  si la hubiese compactado una aplanadora, pero empedrados con rocas variadas, las más grandes del tamaño de bolas de fútbol, entonces se debe conducir el vehículo no muy rápido, para sortear los obstáculos grandes y no dañarlo. Luego siguen ciento diez kilómetros de rocas lisa, parchados por pequeños huecos llenos de arena muy fina, que refleja la luz como si fueran charcos de agua que provoca la visión de espejismos a cada momento. Allí se puede viajar rápidamente, casi brincándose los charquitos, como lo hacían esos pesados automóviles de los años sesenta del siglo pasado, viajando por las calles llenas de huecos entre algunos pueblos de Costa Rica.
El tramo final  de esa fosa es como un mosaico de grandes agujeros, cúmulos de arena fina y pequeñas rocas filosas. 


Carmiña se acercó al cráter cinco, tomó al vuelo el banderín y se enrumbó a gran velocidad hacia el cráter Atget, pero cuando faltaban ochenta y cinco metros para llegar a su borde y ya se miraba la puerta del refugio, la gran rueda trasera de la izquierda cayó en una hueco, justamente del mismo tamaño que ella, quedó atrapada y el go-kart viró bruscamente hacia ese lado, con las ruedas delanteras en el aire. Continuó por 35 segundos haciendo un trompo contra reloj, del que parecía no podría salir.
Sin ver totalmente lo que hacía, por la micro tormenta de arena que causaban las ruedas, Carmiña frenó bruscamente, entrampando las cuatro ruedas hasta que dejaron de rotar, e inmediatamente pasó toda la potencia de la turbina a la rueda trasera derecha. El kart respondió saliendo del atascadero, disparado hacia arriba como si fuera una bola de fútbol americano en un gol de campo, dio tres vueltas en el aire y lanzó a Carmiña hacia afuera. Esto la salvó de morir aplastada, cuando el kart cayó violentamente sobre su techo aplastándolo junto con lo que estaba entre éste y el chasis. 


Carmiña no daba ningún signo de vida, la tensión en la redes sociales ya iniciaba una avalancha de comentarios, pero diez minutos después Carmiña se recuperó y un poco adolorida y mareada, se levantó, miró a su alrededor como para evaluar lo que había pasado, levantó sus brazos como diciendo -esto es el final de mi kart, pero yo estoy aún con vida-

Recogió a unos pasos el banderín C-5, roto y sucio, pero aún válido,  caminó los 75 metros que la separaba del cráter Atget,  tomó con su mano izquierda los dos banderines, abrió y empujó la puerta del refugio con su mano derecha, dio un paso más, la puerta se cerró automáticamente detrás de ella, otro paso más, miró a su alrededor como comprendiendo donde estaba, trastabilló un poco y se desplomó sobre el frio suelo.
Horas después se confirmó que estaba viva, estable y en vías de recuperación. 
Carmiña está a la cabeza de la carrera, pero sin vehículo, quizás atrapada por mucho tiempo, aunque con la posibilidad de construir un nuevo kart, todo lo que necesita está allí. Esto es permitido, quien debe regresar al cráter Apolodoro es el corredor, en cualquier vehículo o caminando y portando la matrícula original con que inició la carrera.
¿Tendrá también Carmiña el conocimiento y la voluntad para hacerlo?


Sandra y Masha saben lo que pasó y experimentan sentimientos mixtos, entre temerosas y eufóricas,  sus mentes repasan constantemente lo escabroso del suelo de las fosas y el resultado de esa primera corredora. Conocen además que Carmiña  recogió tres banderines, y que según las reglas de la carrera, como ninguna de ellas tuvo culpa en el accidente, la primera que llegue  a verla puede pedírselos, si aquella no fuera a continuar, sin embargo las pilotos pueden negarse a entregarlos.

Sandra
- Quizás ya se ha dado cuenta de que yo, Sandra Hierro, soy la que estoy narrando esta historieta, por eso saldré de última, para enterarme de todo y obtener un poquito de ventaja, aptitud que heredé de mamá.
Quiero ganar-.


-Pues bien, soy del mismo pueblo que Masha y fuimos a la misma escuela, pero con 10 años de diferencia.
¿Quién estuvo allí primero? Bueno pues, trate de adivinarlo usted.
Creo que hace muchos años que no nos vemos y ella aún no me ha reconocido, pero si la vuelvo a ver se lo diré.
Tengo dos hijos y una hija, que seguro me han de estar viendo por tele en la Tierra, a ellos dedico mi actuación en esta carrera.
Además de piloto de go-karts soy mecánica automotriz y trabajé en la construcción de mi vehículo, un híbrido sin marca, quizás –mita y mita- entre el de Carmiña y el de Masha, adapté lo mejor de cada uno.
-Ahora estoy esperando la segunda pasada cenital del Sol, para ver la salida de Masha y las primeras horas de su carrera. 


-En realidad las corredoras viajamos solas, pues las salidas están espaciadas poco menos de cuatro días terrestres, la única posibilidad de viajar cerca de otra corredora estará en las etapas intermedias, o al final de la carrera, si por casualidad regresemos aquí simultáneamente.
Un nuevo kart de Carmiña creo que está descartado, eso espero con una sonrisa y veremos si tengo que enfrentarme con la novata, o continúo con suerte y termino sola.

-I’ll be back-.

Masha
Masha Alba está cumpliendo hoy cincuenta Sihtu, esto es cien Udu, que equivalen a unos veinticuatro 
años siderales de la Tierra. 

Su go-kart (MLV-63843) es un
DeLorean_DMC-12 modificado para soportar los rigores de la carrera, la extraordinaria “geología” y la alta temperaturas de Caloris en perihelio. Casi no tiene carrocería, solo la necesaria para proteger al piloto, el chasis es mínimo. Se impulsa con una pequeña turbina de jet de combustible sólido para cohetes APCP, y un motor híbrido alimentado por simples baterías de iones de litio, recargables por medio de los paneles solares que hay en cada uno de los cráteres que toca la carrera. La potencia promedio es de 3,6 kilowatt, para proporcionar una velocidad máxima de ciento veinte kilómetros por hora, a la que por seguridad, no se debe viajar en los valles con suelo de arena y piedras, ni por los cañones. 

Bajo su eje trasero este kart tiene un par de grandes ruedas de setenta y cinco centímetros de diámetro. Estas ruedas no son nada convencionales, son estructuras toroidales rígidas, producidas a base de carburo de silicio y cerámicas aislantes que forman una malla de 0,3 milímetros de ancho, especiales para mantener tracción y maniobrabilidad en el suelo de rocas lisas, piedras sueltas y arena de la Planicie Caloris. Además, entre estas ruedas hay un par de esquíes retráctiles, que pueden utilizarse como deslizadores, si el terreno es apropiado, están hechos de una cerámica aislante como la usada en “la panza” de los trasbordadores espaciales, estructuralmente muy fuertes y flexibles.
El eje delantero termina con dos juegos de ruedas de similar diseño (
rocker-bogie) a las usadas en los rover que exploraron Marte a inicios de siglo, sólo que de treinta centímetros de diámetro.

Llega la segunda culminación del Sol, suena la alarma, el DeLorean inicia a unos veinticinco kilómetros por hora y da la vuelta dentro de cráter Apolodoro.
Toma una de las salidas hacia el noroeste, pero cuando parecía que viajaría por la fosa número tres, sucede algo inesperado, se sale y toma una rampa natural hacia la parte superior de una meseta y corre sin dificultad por ella a ciento diez kilómetros por hora. Parece que su intención es llegar al cráter Munch, uno de los más lejanos, pero esto le daría acceso fácil a dos cráteres más, el Sander y al Poe, en la siguiente etapa de su carrera. Quizás hasta pueda recoger seis banderines, que nadie más podría reclamar, aunque visite posteriormente esos cráteres. Estos banderines en los cráteres mayores opcionales, son únicamente de quien llegue primero. 


Es una locura, el cráter está a quinientos cincuenta kilómetros, pero con su go-kart en óptimas condiciones podría lograrlo en sólo cinco horas y unos minutos. Es posible que un cuidadoso estudio de la superficie de Caloris le haya permitido a Masha tomar esa atrevida decisión, siempre ha sido una decidida y temeraria mujer. Si logra llegar en buenas condiciones estaría en una excelente posición para ganar la carrera. Caramba, la competencia se pone interesante.


En efecto, el Delorean parece que viaja por una lisa pista de carreras. Creo que Masha podría darse el lujo de fijar el rumbo con el gps y usar piloto automático. Según las imágenes y los datos de la tele, solo hay un poco de polvo fino que está comenzando a afectar el sistema de ventilación y a calentar los motores, pero no parece nada grave, al menos no por el momento.


Y así es Masha se aproxima al cráter Munch disminuyendo la velocidad de su go-kart, casi se detiene, recoge los dos banderines y, nos proporciona una nueva sorpresa. 

Rápidamente vira hacia la derecha, aumenta la velocidad y se enfila hacia la puerta del cráter Sander, que por su cercanía  y las señales de la carrera debe estar muy cerca, y en efecto, poco después se divisa claramente al noreste.
Media hora más y Masha entra rápidamente con su vehículo por la puerta del refugio, ha completado una proeza excepcional; dos cráteres, 4 banderines y ya está dentro de la seguridad de un recinto donde podrá descansar, restituir las óptimas condiciones de su go-kart y planear la estrategia para el resto de la carrera. Pero hay un problema, aún no ha visitado ninguno de los cráteres menores obligatorios. ¿Podrá hacerlo?


Ilustración por Marie Lissete Alvarado H.
Bandera de cuadros
Han pasado muchos días, el sol mercurial está doce grados bajo el horizonte, el equivalente al final del 
crepúsculo náutico en la Tierra, pero aquí en Mercurio, el paisaje está mucho más oscuro, debido a la carencia de atmósfera.
Tomo la salida como si tuviera todo el tiempo del mundo, porque en realidad así es. Doy la vuelta dentro del Apolodoro a  cinco kilómetros por hora, saludando a mi público imaginario y luego salgo tan rápido como el motor de mi go-kart lo permite, quiero terminar esto de una vez, en esta misma noche.

Para no cansarlos con detalles iguales y poco relevantes,  salgo por la fosa número cinco, que pude evaluar por la tele, durante la carrera de Carmiña, visito todos los cráteres menores en orden inverso, del cinco al uno, recojo cinco banderillas, que rebajarán mi tiempo en dos horas y media,  y justo en 156 horas hago que se detenga mi cronómetro personal, faltando solo el regreso a la meta, obviamente por la fosa número 1.


Muchas horas después, con la carrera bastante avanzada, recibo estas interesantes noticias que ha estado pasando por la tele.


Carmiña ha construido una motocicleta y en este momento ya pasó por cuatro cráteres y está a diez kilómetros de la entrada al número 1.
Masha también visitó todos los cráteres, su go-kart se encuentra con problemas de calentamiento y viaja con baja velocidad, pero a medio camino del cráter 2, a solo sesenta kilómetros de la entrada a la única “fosita” que conduce a la meta en Apolodoro. 

Ella no tiene información actualizada sobre mí o Carmiña, porque el reglamento establece que una vez que un go-kart entre a la fosa final que cierra su carrera, se le cortan las telecomunicaciones.
Pareciera que las tres podríamos llegar hoy con solo una diferencia de pocas horas, así que el descuento de los banderines toma relevancia.


Y aquí les paso una información, para aumentarle sus inquietudes, la recibí semanas después cuando regresamos a la Tierra. En los últimos momentos de la carrera los tiempos de las tres parecían empatados, incluyendo los descuentos, no había ninguna diferencia significativa, ni en los minutos, así que la carrera la ganó quién cruzó la meta de primera.

Masha y yo ya divisamos a pocos metros la angosta entrada a la fosita, ninguna quiere ceder. Se ve como a cien metros una polvareda detrás de nosotros, indudablemente lo único que la puede causar es la motocicleta de Carmiña.

La “fosita” es un cañón muy estrecho  de setenta y cinco metros de largo, e inclinado sesenta grados hacia abajo, donde está la meta y espera el mecanismo automático de la bandera a cuadros. Para conducir por él y maniobrar con seguridad, solo puede hacerlo un go-kart, o la sumo uno pequeño y una motocicleta a su lado. Su entrada parece un tridente invertido, de tres mini pistas, Carmiña viene a toda velocidad por la del dentro, e inteligentemente Masha y yo tomamos la delantera por la izquierda y la derecha, respectivamente, ninguna quiere ceder.

Pasan 30 segundos y sucede lo que parecía inevitable, los dos vehículos queda trabados en la entrada de la “fosita”; el de Masha un poquito adelantado, el mío da una vuelta, justamente le pasa por encima y cae de costado cinco metros adelante, me siento adolorida, mi traje me ha salvado, recojo los banderines y la placa, logro salir  de mi kart y comienzo a caminar de manera lenta pero decidida. Miro hacia atrás y veo a mi competidora bajándose de su go-kart, con un paquete similar al mío, camina muy despacio, yo voy al frente y voy a ganar.

Cinco segundos después en realidad no sé, todo sucedió muy rápido, la motocicleta de Carmiña se estrella de lado contra el go-kart de Masha, termina de zafar el patín y lo envía directamente hacia donde camina ésta. La astuta compañera se sube a él, se impulsa cuesta abajo, me rebasa y gana la carrera.

-Buen trabajo, hermanita, felicitaciones-.

[1]. Go-karts en las Fosas del Panteón. Chindo y Maura con otros cuentos, páginas 47-63.
EDiNexo. Noviembre 2015.ISBN: 978-9968-557-97-9

miércoles, 23 de octubre de 2019

Tránsito de Mercurio (¡frente al Sol!). 11 de noviembre 2019

Vea extraordinaria simulación (https://vimeo.com/327475711)



Mercurio; arriba encima                       ¡
Liberia, Guanascaste, 09/05/2016; 09:45.
Meade S-C. 12". Reductor focal y filtro solar
de luz blanca. Montura AZ LX 200.
Cámara Samsung NX 1000.
Vladimir González.
El lunes 11 de noviembre, Mercurio el planeta más pequeño del Sistema Solar, el más cercano al Sol, pero no el más caliente, cruzará la cara de este, visto desde la Tierra; ¡desde Costa Rica!

Puede pensar que se trata de un microeclipse, pues el pequeño planeta irá poco a poco pintando un diminuto disco negro en el Sol, más pequeño que algunas manchas solares.
Sin embargo, e
l cono de sombra jamás llegará a la Tierra, tanto por la distancia que nos separa (0,676 u.a.) como por el tamaño de Mercurio (9,94 arcosegundos).
Mercurio estará en una profunda conjunción inferior con el Sol, a las 09:24, con una separación (visual) de sus centros de solo 1,3 arcosegundos, a unos 0,32 u.a. uno del otro.
Próximo tránsito favorable para Costa Rica:
7 de mayo de 2049
Ese evento es lo que llamamos un tránsito y guardando las proporciones, es el mismo tipo de observación que usan telescopios como WASP y Kepler para descubrir planetas extrasolares.
Desde Costa Rica este tránsito es visible en forma casi completa, si la nubosidad lo permite, o alguna montaña no le tapa el inicio.
Pero, dado el pequeño tamaño angular de Mercurio, no lo podrá observar sin instrumentos ópticos apropiados. Necesita un telescopio (¡con seguimiento!), que le de al menos 50 aumentos.

Pero, sobre todo: necesitará al menos un filtro solar de luz blanca,
que deberá colocar al frente (en el objetivo)
de su instrumento óptico.

Si no tiene ese equipo, ni experiencia observando el Sol, lo mejor es ver las transmisiones que hará la televisión y algunos observatorios:
https://www.virtualtelescope.eu/webtv/ .

https://www.timeanddate.com/live/ .


Los tres momentos importantes de este tránsito están marcados en la siguiente imagen.

La hora local para Costa Rica (CST = UTC - 6 horas) se anota en el texto, junto con la altitud (h) del Sol.

06: 35. Inicio. h = 15,1 grados.
09:20. Máximo. h= 49,7 grados.
12:04. Fin. h= 60,7 grados.

Al incio necesita uno o dos minutos más
para poder distinguir el disco oscuro de Mercurio
y al final este se le desaparecerá uno o dos minutos antes
(un asunto de contraste)
https://www.calsky.com/cs.cgi/Calendar?obs=37877406489952





Referencias adicionales (¡excelentes!)