viernes, 5 de julio de 2019

¡En Bagaces cayó un meteorito¡


Contribución de Eduardo Odio Orozco

"La siguiente narración es de un hecho muy poco o nada conocido, ocurrido en un Guanacaste muy distinto al de hace unos meses.

Por años me dedique a la producción agropecuaria en una finca -hoy en trozos- situada en Aguas Calientes de Bagaces. La siguiente historia creo que le interesará don Alberto por dos motivos: a) en Costa Rica cayó un meteorito después del mencionado de Heredia de 1857 y b) fui testigo y creo conservar un trozo de ese objeto.

Ocurrió durante una noche que estimo en hora alta, o sea, entre 8 y 10 p.m. luego de un día normal de trabajo. Como era normal luego del trabajo de la tarde, todos pasamos a la casa a comer un gallo pinto sencillo, acto que daba por concluida toda labor. Sin embargo, siempre se quedaban algunos peones para hablar cosas sin importancia, historietas, leyendas, y anécdotas graciosas de alguien conocido.

El asunto es que estábamos tres o cuatro personas en el corredor de la casa (en ese tiempo no había luz eléctrica) y de repente, en segundos, todo se iluminó de un verde jade muy claro. Era tanta la luz que todo se podía ver a la perfección. Cuando todos levantamos la vista vimos una gran bola en el cielo que iba en dirección a la península de Nicoya a una velocidad increíble. Luego de los comentarios lógicos, los cuentos y las historias típicas de un evento así de extraño, todo acabo y cada uno montando su caballo se dirigió su casa.

A los tres o cuatro días un vecino me dijo que lo acompañara a juntar un ganado en la finca de él, La Siete Cueros, en Cofradía de Montano, Bagaces. Llegando al sitio me ubique en una loma para evitar que el ganado se dispersara cuando llegara. Mientras esperaba vi un hueco pequeño, que supuse un punteo de huaquero para buscar tumbas (en dicho lugar hay muchas huacas) y fui a inspeccionarlo, encontrando una piedra negra, pequeña, incrustada en el manto de cascajo. Ya que ahí no hay piedra viva o sea dura, saque la piedra negra notando que era muy pesada para su tamaño. La tire a un lado y con el cuchillo pique buscando señas de huaca, pero no había nada más que tierra dura y cascajo. Le reporte el hueco al amigo y lo tapó por aquello que una vaca no se quebrara una pata.

Ya al irnos y tapado el hueco, antes de subir al caballo miré la piedra negra y pensé que podía ser útil para sostener la puerta de la casa, -ya que en esos tiempos las puertas permanecían abiertas aun en la noche- función que cumplió durante años.
Todo lo narrado ocurrió entre el año de 1980 a 1985, pero me resulta imposible recordar algo con mayor detalle, debido a que tanto la luz verde como la piedra negra no los relacioné como parte de un mismo evento, y menos que tuvieran ya sea el uno o el otro alguna importancia.

 

Al leer lo de Aguas Zarcas me acordé de aquella noche y la piedra negra.
Fui a la casa vieja de Bagaces y ahí estaba, tirada en un rincón. La miré y aparte del peso y ya lavada, vi que tenía características extrañas.
Seguí informándome de meteoritos y sus características y comprendí que la piedra negra es un posible fragmento del fenómeno luminoso primeramente descrito, solo que el bólido continuó su trayecto, y la piedra negra estaba más al este de la casa.
No sé si fue un pedazo desprendido de un objeto de mayor tamaño, o que será. El asunto es me la traje a San José para averiguar de una vez por todas si es parte del meteorito que cruzó el cielo o solo es una piedra rara, que pese a su tamaño reducido pesa 2 kilos y casi 200 gramos (según la romana de la pulpería).
Ah, olvidaba contar que la piedra negra se le pegan los imanes, cosa que supe por casualidad en la pulpería donde la llevé a pesar.


 

Le envió unas fotos de la piedra negra para saber si es o no parte del fogonazo de luz, y sí que sepa que en algún lado ya sea de Nicoya, el golfo o el mar, cayó un meteorito en los primeros años de la década de los 80 en Costa Rica.

Atentamente
Eduardo Odio Orozco."
Visitaré a don Eduardo en estos días y luego le seguiré contando sobre esta historia. jav.

jueves, 20 de junio de 2019

Tres eclipses de Sol * 2019 - 2023 - 2024 *

Charla por José Alberto Villalobos en Restaurant Tin-Jo - CIENTEC.
Lunes 24 de junio 2019. 19:00



Eclipse total en Chile y Argentina.
Parcial muy pequeño en Costa Rica.

Eclipse anular en Nicaragua y Panamá. Parcial en Costa Rica

Eclipse Total en México y Estados Unidos. Parcial en Costa Rica.

http://fisica1011tutor.blogspot.com/2017/03/eclipse-parcial-de-sol-21082017-que.html

 2 de julio de 2019
Eclipse parcial de Sol


inicio:     13:53
máximo: 14:21
fin:         14:47






 Eclipse anular de Sol 
14 de octubre de 2023

Estados Unidos, México, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia,...





Eclipse anular. 14 de octubre de 2023. Panamá

8 de abril de 2024
Eclipse total de Sol. México y Estados Unidos.

 
Eclipse total de Sol, 8 de abril de 2024, Torreón, México.

Eclipse parcial de Sol, 
8 de abril de 2024, Costa Rica.

viernes, 7 de junio de 2019

Solsticio del norte 2019 * viernes 21 de junio *

21 de junio; 15:54:16,3 s UTC (09:54:16,3 hora de Costa Rica).

Algunos lo llaman solsticio de verano, pero tome en cuenta que con ese mismo fenómeno y fecha, inicia la estación de invierno en el hemisferio sur.
También se le llama solsticio de junio, pero como hay que dar la fecha, no me agrada repetir el mes dos veces.
Quizás no importa como usted lo llame, aunque en ciencia el uso de vocabulario correcto es muy importante. Lo relevante es el concepto.

  • El solsticio del norte es el momento en que la longitud geocéntrica aparente (¡a lo largo de la eclíptica!) del centro del Sol es igual a 90°.
  • En este punto, la ascensión recta geocéntrica  del centro del sol es de 6 h.
  • La declinación geocéntrica aparente del sol es máxima (+23,5°).
Alrededor de esta fecha del solsticio del norte (± 3 días), en cada punto de la Tierra a lo largo de todo el paralelo cuya latitud es 23,5° N, y a la hora del mediodía solar local, el Sol es cenital. La sombra proyectada de un objeto vertical, cae sobre su base. 

Ese paralelo de la Tierra se llama Trópico de Cáncer, aunque es un nombre histórico, pues las estrellas de fondo detrás del Sol pertenecen a la constelación Taurus, cerca del límite con la constelación Gemini. El cambio en los últimos 4 000 años se debe a la precesion de los equinoccios.

El solsticio no se puede observar, pues obedece a una definición matemática, a la geometría de la órbita de la Tierra alrededor del Sol.
Sin embargo, lo puede apreciar de una manera indirecta, observando la salida (orto) o la puesta (ocaso) del Sol, sobre una montaña lejana que le sirva de referencia.


Recuerde que el día del equinoccio de marzo el Sol salió exactamente por el Este y se ocultó exactamene por el Oeste.
A partir de esa fecha la salida se ha venido corriendo hacia el Norte, pero en estos días de junio el corrimiento diario es menor. 

Se está frenando hasta detenerse en los días 20 - 21 - 22, con un acimut de 66° 01' (Este-Noreste).
Permanecerá estático un corto tiempo y reiniciará su corrimiento diario, pero ahora regresando al Este, donde llegará en la fecha del equinoccio de setiembre
.


Si lo que observa es el ocaso del Sol, la situación es similar. En este caso el acimut es de 293° 58´ (Oeste-Noroeste).

Para latitudes diferentes del valor promedio de Costa Rica (10° N), el fenómeno es análogo, solo que el ángulo de desplazamiento máximo hacia el norte es diferente.

Referencias adicionales:

martes, 21 de mayo de 2019

Atención astrofotógrafos. ¿Se está deshaciendo la Gran Mancha Roja?

 https://spaceweatherarchive.com/2019/05/20/is-the-great-red-spot-unraveling/
(traducido con Word; jav).

En todo el mundo, los astrónomos aficionados están monitoreando un extraño fenómeno al borde de la Gran Mancha Roja de Júpiter (GMR). La tormenta gigante parece estarse desentrañando. "No he visto esto antes en mis 17 o tantos años de imágenes de Júpiter", informa el veterano observador Anthony Wesley de Australia, quien fotografió una serpentina de gas que se desprendió de la GMR el 19 de mayo.


Las columnas de gas son enormes, extendiéndose más de 10 000 km del centro de la tormenta hacia una corriente de chorro cercana, que parece estar llevándoselas lejos. Wesley dice que actualmente tales serpentinas se están despegando cada semana aproximadamente.

La Gran Mancha Roja es la tormenta más grande en el sistema solar -un anticiclón más ancho que la Tierra con vientos que soplan a 563 km/h-. 
Los astrónomos la han estado observando durante cientos de años. En las últimas décadas, la Gran Mancha Roja ha estado disminuyendo. Una vez fue lo suficientemente ancha para tragar tres Tierras, ahora sólo una podría caber dentro de la vorágine. Esto ha llevado a algunos investigadores a preguntarse si la GMR podría romperse o desaparecer dentro de nuestras vidas. Tal vez las serpentinas son parte de este proceso.

De hecho, estas nubes desentrañantes se han visto antes. Por ejemplo, el telescopio de óptica adaptable Gemini North en Mauna Kea vio una serpentina similar pero menor en mayo de 2017.
"Eventos como este demuestran que todavía hay mucho que aprender sobre la atmósfera de Júpiter", dijo Glenn Orton, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado de prensa sobre la serpentina del 2017.
Wesley describe cómo se comportan las serpentinas ahora: "Cada serpentina parece desconectarse de la Gran Mancha Roja y disiparse. Luego, después de aproximadamente una semana, una nueva serpentina se forma y el proceso se repite. Debes tener suerte de atraparlas sucediendo. Júpiter gira sobre su eje cada 10 horas y el GRS no siempre es visible. Un esfuerzo conjunto entre muchos aficionados está en marcha para obtener imágenes claras del proceso. "
Ahora es un buen momento para monitorear la acción.

Júpiter se aproxima a la Tierra para un encuentro cercano el 10 junio de 2019
En las próximas semanas Júpiter brillará 4 veces más que Sirius, la estrella más brillante en el cielo, e incluso pequeños telescopios revelarán sus tormentas, lunas y cinturones de nubes. 

Puedes encontrar a Júpiter en la constelación de Ophiuchus en el cielo del sur a medianoche: mapa del cielo.
https://www.iau.org/static/public/constellations/gif/OPH.gif


Una versión compartible (en inglés) de esta historia está disponible aquí.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Eta Acuáridas ¡Meteoros del cometa Halley!

Según el sitio CalSKY, el pico de la lluvia podría darse al inicio de semana, en las noches y madrugadas del 6 – 7 – 8 de mayo, con una tasa de unos 12 meteoros por hora.

Según Sky &Telescope:
https://www.skyandtelescope.com/observing/excellent-year-eta-aquariid-meteor-shower/


Alrededor de las 4 de la mañana, la radiante (desde Costa Rica) estará a una buena altitud sobre el horizonte (50, casi al Este), lo cual aumenta la posibilidad de observación.
CalsSKY 7 de mayo.
Así que observacio-nes desde la media noche hasta poco antes de la salidad del Sol (durante los tres días), podrían recompensar-le con el avistamiento de varios meteoros.

Sin interferencia de la Luna, ya que la fase de nueva ocurre el sábado 4 de mayo a las 16:45.

Lo que sí podría afectar la observación de meteoros poco luminosos es la fuerte nubosidad que se está presentando en estos días y, desde luego, si su sitio de observación está dentro de una zona con alta contaminación lumínica.

Estos meteoros son partículas (meteoroides) del Cometa 1P Halley, dejados en órbita hace unos 33 años (última pasada en 1985-1986), o mucho más, ya que su período orbital es de unos 75-76 años. Regresará en el 2061.

Referencias adicionales:

lunes, 15 de abril de 2019

¿Por qué el domingo 24 de marzo no se celebró la Pascua? * A pesar de la astronomía *

El 20 de marzo a las 19:42 ocurrió la última luna llena, precisamente -el mismo día del equinoccio de marzo-, que ocurrió 3 horas y 52 minutos antes.

Luna de 12,8 días de edad.
Casi llena.

De acuerdo con las reglas de la Iglesia Cristiana que se manejan popularmente*, establecidas en el Primer Concilio de Nicea en el año 325:
El domingo de Pascua será el siguiente domingo después de la luna llena que ocurre después del equinoccio de marzo.

Entonces, ¿por qué no calificó la llena de marzo (20/03/2019; 19:43) para definir la Pascua? 
Ocurrió el mismo día del equinoccio astronómico (20/03/2019; 15:54), y casi cuatro horas después.

Porque la Iglesia tiene una regla adicional* para la fecha del equinoccio eclesiástico, independiente de la realidad astronómica:

Esto se hace por simplicidad y para evitar ambiguedades.

Por eso hay que esperar hasta la siguiente luna llena, la del viernes 19 de abril a las 05:12, para que el siguiente domingo, el día 21 sea el domingo de Pascua Cristiana.

En realidad, no es que la Pascua se va a atrasar, pues ésta no tiene una fecha fija de ocurrencia.
Esta pascua del 2019, sin embargo, no ha sido la más tardía, porque de acuerdo con las reglas canónicas y el comportamiento de la luna, la fecha puede variar entre el 22 de marzo y el 25 de abril.
Un caso interesante ocurrió en 1943, el año en que nací; la luna llena ocurrió el domingo 21 de marzo, justamente -antes del equinoccio-, así que hubo que esperar a la siguiente, el martes 20 de abril fue esa llena, y  entonces el domingo de resurrección se celebró el 25 de abril.

Referencias adicionales:
  • http://fisica1011tutor.blogspot.com/2017/04/la-llena-de-pascua-2017.html.
  • http://fisica1011tutor.blogspot.com/2014/04/luna-llena-de-pascua-eclipse-lunar-sol_12.html.
  • * Diferencias entre la fecha de Pascua de la computación y el cálculo astronómico. 
    Todos los cristianos celebran la resurrección de Cristo el mismo día desde el año 325, fecha del Concilio de Nicea que fijó el día de Pascua como El primer domingo después del 14avo Día de la luna que llega a esa edad en el equinoccio de primavera o inmediatamente después, el equinoccio de primavera se fijó en el 12º Calendes de abril (21 de marzo). Si traducimos esto de forma astronómica, es el primer domingo siguiente a la primera luna llena de primavera, la primavera fijada al 21 de marzo.
    Este año la fecha de Pascua, calculada utilizando el cálculo gregoriano para la Pascua, cae el domingo, 21 de abril, 2019. Considerando la definición de la fecha de Pascua elaborada por los padres de la iglesia y un cálculo astronómico se encuentra que el equinoccio de primavera “verdadero”, cae el miércoles 20 de marzo, a las 21: 58: 27 UTC que la próxima luna llena “verdadera” cae el jueves 21 de marzo 2019 a las 01: 42: 52 UTC, lo que da para la fecha de "Pascua astronómica" el domingo, 24 de marzo, 2019. Así que hay una brecha de 28 días entre estas dos fechas. Es interesante ver si este fenómeno ocurre con frecuencia y tratar de explicarlo... QUIERE SEGUIR LEYENDO (en francés).
  • Sky & Telescope Podcast, Abril 2019: https://www.skyandtelescope.com/observing/sky-tour-podcast-april-2019/ .