martes, 15 de septiembre de 2020

¿Por qué no puede ver la constelación asociada su signo zodiacal en su fecha de cumpleaños?

En ese video intento explicar el motivo por el cual no es posible observar las estrellas de la constelación asociada con su signo zodiacal, en la fecha de su cumpleaños, al menos no completa y en un cielo oscuro.


Simplemente porque la definición de signo zodiacal, en su fecha particular, implica que el Sol tiene como estrellas de fondo las de su constelación asociada. Entonces su luz no permite mirar más que un vecindario un poco alejado, después del ocaso del Sol.
Esto a pesar de que la precesión del eje de rotación de la Tierra, en los últimos 4000 años, ha introducido un desfase entre constelación y signo bastante favorable para al observación. Se necesitará quizás unos cien años más para que el desfase sea lo suficiente y así,  tener la oportunidad de mirar la constelación a mayor altitud, en una región del cielo cómodamente oscura.



https://www.youtube.com/watch?v=g_Gb3EJuLIA&t=19s

sábado, 12 de septiembre de 2020

El fenómeno del mes: * la observación de la Galaxia de Andrómeda *


Ubicación de la Galaxia de Andrómeda, 15 de setiembre de 2020, 
a las 21:00 (latitud y hora de Costa Rica). Stellarium.
El interesante fenómeno de este mes de septiembre es la aparición cada vez más alto sobre el horizonte, de un fascinante objeto extragaláctico: M31, la Galaxia de Andrómeda.
Este objeto es típico del cielo otoñal y será claramente visible hasta enero. Comenzó a observarse al Noreste, bajo en el cielo, a las 22:00 desde principios de agosto, durante las noches estrelladas y ya es accesible, a suficiente altura encima del horizonte en la primera parte de la noche a mediados de setiembre.

¿Qué veremos?
M31 no es cualquier galaxia, por varias razones: es la galaxia espiral más cercana a la Vía Láctea, nuestra galaxia, y también es el miembro más grande y masivo del grupo de galaxias en el que nos encontramos. Recuerde  que nuestra galaxia es parte de un pequeño Grupo Local que contiene alrededor de sesenta galaxias, incluyendo sólo 3 espirales, que son en orden de tamaño y masa decreciente: M31 (la Galaxia de Andrómeda), la Vía Láctea y M33 (la Galaxia del Triángulo). Todas las demás galaxias son pequeñas e irregulares. Todas estas galaxias encajan en un cubo de 10 millones de años luz de distancia. M31 se encuentra a unos 2,5 millones de años luz de nuestra galaxia y M33 a unos 2,8 millones de años luz.

M31 es una galaxia imponente: su diámetro es de unos 220 000 años luz y contendría 1 billón de estrellas. La Vía Láctea tiene unos 120 000 años luz y contiene entre 200 y 400 mil millones de estrellas. En cuanto a M33, contendría sólo 60 mil millones de estrellas y su masa corresponde a aproximadamente el 5% de M31. Por lo tanto, M31 domina los debates sobre el tamaño y la masa en el Grupo Local.
M31, la galaxia de Andrómeda. CC BY 4.0 E. Dusina.
¿Qué veremos?
M31 es un objeto extraordinario del cielo profundo, es el objeto más distante visible a simple vista. Es una galaxia que contiene tantas estrellas que, a pesar de la distancia de 2,5 millones de años luz, su magnitud alcanza los 3,4. Recuerde que bajo un cielo perfecto (en las montañas, por ejemplo), el ojo humano es capaz de distinguir estrellas de magnitud 6. 
Por otro lado, Andrómeda cubre un área de cielo casi 3 grados, o 6 veces el tamaño de la luna llena. Cabe señalar, sin embargo, que es un objeto extendido, su brillo es bastante diluido y por lo tanto parece "vaporoso" y poco contrastado.
Como resultado, es casi imposible ver M31 en la ciudad, donde la contaminación lumínica es demasiado alta, o durante un período de luna llena. Por lo tanto, será necesario tener un cielo rural, sin Luna, para optimizar sus posibilidades de observarla.
Para localizarla en el cielo, la rama de las 3 estrellas que componen la constelación de Andrómeda, desde el Este, conviene ubicarla de antemano; Almach (γ And), Mirach (β And) y Alpheraz (α And). A partir de Mirach, se pueden encontrar dos estrellas más débiles hacia el norte; (μ And) y (ν And). M31 se encuentra a poco más de 1 grado (el doble del diámetro lunar) al noroeste (ν And).

A simple vista, con un cielo promedio, la galaxia no es obvia. Puede ser necesario utilizar visión periférica. Esta práctica de mirar "un poco al lado" al objeto que estamos buscando nos permite usar los bastones colocados en la periferia de la parte posterior del ojo, bastones que son mucho más sensibles que los conos, usados en la visión directa. Esta práctica permite distinguir objetos más débiles que si uno mira directamente. Usando este método, uno puede distinguirla como un pequeño frijol de luz gris. No es toda la galaxia, sino sólo su núcleo central, con mucho la zona más brillante de la galaxia.
Incluso si lo considera como un buen logro visual (ver una galaxia a más de 2 millones de años luz de distancia), no iremos mucho más lejos.
Para ver más, necesita un par de binoculares, idealmente 10x50 (10 veces más aumento y lentes de 50 mm de diámetro). Así equipado, el observador accede a una imagen emocionante, porque esta óptica, incluso modesta, permite abarcar casi todo el objeto. Encontramos el centro que toma la forma de una microbola de rugby y observamos que este núcleo se baña en un gran halo muy alargado de mucha menos luz gris. Este halo está formado por espirales, cuya forma espiral no se percibe con los binoculares, sólo podemos distinguir un velo muy débil. Sin embargo, esta es una observación muy agradable, porque accedemos a una imagen no tan lejana de las hermosas fotos.
M31, la galaxie d'Aromade. CC POR 2.0 A. Evans.
Disfrutaremos aún más de esta imagen incorporando el hecho de que los fotones percibidos por nuestros ojos han recorrido 2,5 millones de años luz, lo que también significa que los fotones abandonaron M31, hace 2,5 millones de años, mientras que nuestros antepasados estaban en la sabana del Cuerno de Africa.
Así que no es el M31 de hoy lo que estamos viendo, sino el M31 de hace 2,5 millones de años. En cuanto al M31 de hoy, serán nuestros muy, muy, muy ... lejanos... niños pequeños quienes podrán observarlo, dentro de 2,5 millones de años...

Referencias adicionales: