martes, 21 de febrero de 2017

Ni totales ni anulares para costarricenses, ¡pero si viajan…!

Charla sobre el eclipse: 7 de marzo. Restaurante Tin-Jo.

Me refiero, desde luego a eclipses de sol y durante el siglo XXI.
Así que si quiere ver el Sol al menos algo tapadito, prepárese para el eclipse parcial del 21 de agosto.
En estas entradas de mi blog encuentra las dos primeras referencias sobre este eclipse: 


El 11 de julio de 1991 tuvimos nuestro eclipse total de Sol, algo extraordinario por la cubertura que tuvo (casi todo el territorio costarricense), por su duración (6 minutos 53 segundos) y por haber ocurrido durante la temporada de lluvia.
Pero para premiar nuestra preparación y expectativa, aunque el día comenzó nublado y hasta con lluvia en algunas localidades, a la hora importante el cielo se despejó y tuvimos el magnífico espectáculo, que casi todos los mayores de 26 años recordamos con mucho aprecio.

Como sabemos los eclipses de sol ocurren solo en algunas lunas nuevas, cuando la Luna está “entrometida y casi centrada” entre el Sol y la Tierra, de tal manera que pueda tapar una parte de la estrella de nuestro sistema.
Esta es la circunstancia física que llamamos, desde el punto de vista óptico, "una ocultación"  y eso es lo que miramos en el Sol, desde cualquier lugar de la Tierra desde donde el eclipse sea parcial, total o anular (#1).

La Luna debe estar en, o muy cercana, a un “nodo” de su órbita alrededor de la Tierra. http://fisica1011tutor.blogspot.com/2014/03/condiciones-para-que-ocurra-un-eclipse.html
Los nodos (dos) son los puntos de intersección de la órbita de la Luna con la órbita de la Tierra, puesto que dichas órbitas no son coplanarias (5
° de diferencia entre sus planos). En otras situaciones, cuando no se da ese alineamiento casi perfecto, lo que tendremos es una luna nueva o un luna llena regular.
https://people.highline.edu/iglozman/classes/astronotes/eclipse.htm
¡Parcial, anular, híbrido, o total! Bueno eso depende de lo centrada que esté la Luna con la línea de nodos y de la distancia Tierra-Sol (vea perihelio y afelio), además de la distancia Luna-Tierra (vea perigeo y apogeo). Cuando el Sol está en afelio (alejado y pequeño cerca de julio) y por coincidencia la luna está en perigeo (cercana y grande) el eclipse, en caso de ser total, será de bastante duración, como en el eclipse de 1991.
Todos esos factores se conjugan para determinar el tipo de eclipse, el ancho de su banda central y la duración.


La segunda circunstancia que se da en un eclipse de Sol, el es fenómeno óptico de "sombra proyectada", sobre una banda estrecha en la superficie de la Tierra y que podemos percibir fácilmente, solo si el eclipse es total (#2).

La tercera circunstancia es quizás la más simple. Consiste en la observación de "crecientes lunares", proyectados en el suelo u otra superficie conveniente, debido al enfoque de los rayos solares a través de espacios entre las hojas de las plantas, o de agujeros apropiadamente confeccionados. (#3).

Desde luego, para observar eclipses (aún los de Luna), debe tomar en cuenta el estado del tiempo local, pues las condiciones astronómicas podrían ser perfectas, pero si está nublado, posiblemente la observación se dificulte o se torne imposible.

Ya hemos comentado que durante este siglo no habrá ningún eclipse total de Sol en el territorio nacional (tampoco en el siglo XXII), pero las fases parciales de algunos eclipses si nos alcanzarán, como el que ocurrirá dentro de siete meses, el 21/08/2017Tampoco habrá un eclipse anular ni uno híbrido
Ahora, si quiere ver otro eclipse en otro año, no se desespere, manténgase saludable y espere dos años por un "mordiquito de 5%" (02/07/2019), o seis años más para un "mosdiscote de 90%".
  • El 14 de octubre de 2023 habrá un eclipse anular (Saros 134) que tiene su máximo muy cerca de la ciudad de Bluefields en Nicaragua (5 minutos 17 segundos).Será una buena oportunidad para hacer turismo y astronomía en un sitio más o menos cercano. Esperemos que el tiempo en ese día de la temporada normal de lluvias sea favorable, esto es, cielo despejado al menos en las inmediaciones del Sol.
    Y si no hace ese viaje en el 2023 a Bluefields, La Ceiba, Belmopan, o Campeche, pues observe desde Costa Rica, la fase parcial será cercana al 90%.
Ahora bien, no importa como observará usted algunos de estos eclipses, incluyendo el de este año (21 de agosto 2017), lo mínimo que requiere es un filtro solar garantizado, de calidad certificada (ISO 12312-2). Hay dos opciones:

Referencias adicionales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario