miércoles, 22 de febrero de 2017

Después del big-bang hasta nosotros



Charla para la Asociación de Profesionales del Banco Central
Club Unión, San José.
24 de febrero de 2017. 5 p.m.



Esta es solo una pincelada rápida, limitada por el infinitamente pequeño conocimiento sobre el tema que posee el autor y por el tiempo disponible de una hora de interacción.

La edad del universo se estima en 13 800 millones de años.
El universo como lo conocemos hoy, inició con el big-bang. Esta es, hasta ahora, la teoría científica de origen más aceptada.


Con el big-bang inició el tiempo, el espacio la materia y los diversos tipos de energía que hoy conocemos.

En el inicio lo único que existía era una gran concentración de energía en un espacio muy reducido.


Puesto que el universo debe ser al menos tan antiguo como lo más antiguo en él, hay un número de observaciones que ponen un límite en la edad del universo. 
Estas observaciones incluyen la temperatura de las enanas blancas más frías, que gradualmente se enfrían mientras envejecen.





De acuerdo con el Modelo Estándard
hay 16 tipos de partículas elementales:
Sin embargo, según este modelo las partículas elementales no podrían tener masa.

Pero recientemente se descubrió el bosón de Higs, cuyo "campo" ayuda a explicar por qué algunas partículas elementales tienen masa.



Gran parte del hierro en su cuerpo, especialmente en la sangre, se hizo en supernovas de estrellas que ocurrieron hace mucho tiempo y muy lejos.


Remanente de supernova. M1. La Nebulosa del Cangrejo, en la constelación Taurus.
El hidrógeno en su cuerpo, presente en cada molécula de agua, vino del big-bang. 


No hay otras fuentes apreciables de hidrógeno en el universo. 
 
El carbono en su cuerpo fue hecho por fusión nuclear en el interior de las estrellas, lo mismo que el oxígeno.



El nitrógeno en nuestro ADN, 
el calcio en nuestros dientes fue hecho en el interior de estrellas. 


“Estamos hechos de materia estelar”



El oro en su joyería fue hecho probablemente de estrellasde neutrones durante colisiones que pueden haber sido visibles como explosiones de rayos gamma de corta duración.







Vivimos en una galaxia espiral típica, conocida como Vía Láctea, con cuatrocientos mil millones de estrellas; además con nebulosas, planetas y sus satélites, asteroides, cometas y meteoros y hasta quizás un gigantesco agujero negro en su centro.

Con una gran probabilidad de sitios donde existe algún tipo de vida, en todos sus estadios de desarrollo y evolución.


La banda de estrellas que llamamos “Vía Láctea”, la hemos visto en noches estrelladas, posiblemente desde los albores de la humanidad.
Pero solo hasta hace unos 50 años es que somos conscientes de que es nuestra visión particular de la galaxia, por estar dentro de ella, en una compleja grande y hermosa región.




El Sol es una estrella modesta, pero es nuestra fuente principal de energía y provee la fuerza de gravedad principal, necesaria para mantener la estructura de su sistema planetario.


En el Sistema Solar, La Tierra tiene las condiciones para el desarrollo y evolución de la vida que conocemos; una superficie sólida, agua, temperatura apropiada, una bioquímica especial y una atmósfera protectora, bueno !no todo el tiempo¡




 


Además la Tierra posee un satélite natural, La Luna, que estabiliza las condiciones físicas y orbitales del planeta, que además provee un ciclo de lunaciones y mareas muy conveniente para el desarrollo de la vida.








La Tierra es mucho más pequeña que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, pero sus condiciones particulares de planeta con superficie sólida, han sido excepcionales para el desarrollo de la vida, de la humanidad en particular y de su evolución y desarrollo para alcanzar una civilización con el grado de tecnología que tenemos actualmente.








Creo que estamos muy distantes de otras formas de vida, aún en la Vía Láctea.
Nuestros vehículos exploradores (Voyager 1 y Voyager 2), lanzados hace unos 40 años, siguen viajando en los límites externos del Sistema Solar, apenas inician su travesía en el espacio interestelar cercano de nuestra estrella.  





Los primeros organismos vivientes en la Tierra posiblemente iniciaron hace unos 4000 millones de años y los primeros homínidos hace unos 2 millones de años y el homo sapiens solo hace unos 200 mil a 100 mil años




Y bueno, aquí estamos, en medio de una exhuberante diversidad física y biológica, que debemos mantener y preservar, para que la hereden todos nuestros hijos y nietos que continúarán su vida en este planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario